viernes, 13 de diciembre de 2013

Receta paleolítica sencilla de polvorones / mantecados de cacao y canela

Receta paleolítica sencilla de polvorones / mantecados de cacao y canela

El otro día me puse manos a la obra para probar una receta de polvorones y la verdad es que el resultado fue excelente, así que me animaré para prepararlos también en nochebuena. No soy defensor de transformar recetas para hacerlas paleo, sino que opto por la comida real, aunque por las fiestas navideñas tenemos casi la obligación de hacer estas conversiones. Si tú también quieres probar, ¡vamos a por ello! Como siempre, la receta está hipersimplificada y, si yo puedo hacerlo (tengo muy poco arte en la cocina) ¡tú también!


Me gustaría, antes, hacer varias puntualizaciones con respecto a los ingredientes.

Los mantecados reciben este nombre porque se utiliza manteca de cerdo en su elaboración. Puedes elegir otra grasa si no tienes este ingrediente a mano y el aceite de coco o la mantequilla (si consumes lácteos) son perfectamente válidos. A mí me gusta especialmente el aceite de coco, como seguramente sabrás, y le da un toque que le sienta muy bien.

Verás que sugiero el "equivalente a 40g de azúcar". Evidentemente no usaremos azúcar blanquilla, sino algún edulcorante "paleolítico". Cierto es que no existe tal cosa, pero hay opciones aceptables. Tomamos como referencia el azúcar de mesa, no obstante, porque todo el poder endulzante se especifica a partir de él. Podemos usar algún polialcohol, como xilitol; miel (recuerda que es paleolítica pero básicamente azúcar), o azúcar de coco, por ejemplo.

Para darle un toque de sabor he hecho dos variaciones (ambas buenísimas) en la receta que aquí presento: una es con cacao puro y semillas de sésamo, y la otra con canela y coco rallado. Se pueden utilizar otros sabores, siempre naturales, que sugiero en la lista, o bien otros que elijas. Prueba otras combinaciones que se te ocurran, elimina el coco si quieres, o prescinde de las semillas de sésamo. Me gusta simplificar y esta es una forma de hacerlo.

La base del polvorones es la almendra, una de las reinas de estas fiestas. Está presente en este postre y en otros como el turrón. Como todos los frutos secos, ¡me encanta! Y seguro que a ti y los tuyos, también. Dicho esto, podemos hacer los polvorones únicamente con gusto a almendra, sin añadir el cacao, la canela u otro ingrediente que tenga el propósito de dar sabor.


Una vez puntualizados los ingredientes, hablemos de la nutrición de este dulce. Debemos tener claro que es algo para consumo puntual, así que no debemos pasarnos comiéndolos todos los días ni en grandes cantidades. Los frutos secos forman parte de la dieta paleolítica pero se deben limitar, ya que de forma natural no son tan accesibles como los tenemos hoy en día. Prueba a recolectar y abrir almendras, a ver cuando te cansas. También ten en cuenta que son ricos en omega-6 y desequilibran la proporción con respecto al omega-3. Si hablamos del edulcorante (polialcoholes, miel u otro) aunque sean naturales tampoco son fácilmente accesibles. Conclusión: disfruta sin pasarte; es un plato para disfrute saludable, pero no especialmente nutritivo.


He preparado estos polvorones en un horno de leña, así que la temperatura no ha sido exacta ni constante, pero 150ºC-180ºC deberían funcionar para un horno convencional. Simplemente mantén el ojo alerta. Al no ser necesario que suban (como un bizcocho) este parámetro no es de tanta importancia y únicamente debemos evitar que se quemen o se acerquen a ese punto.


Pues ya que he soltado la charla, soltaré ahora la receta. ¿Listos?


Ingredientes
Base:
· 125g de harina de almendra (o almendra molida fina, que es lo mismo)
· 60g de manteca, aceite de coco u otra grasa (ver notas al principio de la entrada)
· edulcorante equivalente a 40g de azúcar
Opcional, para la parte superior:
· almendra en trocitos, semillas de sésamo, ralladura de limón o coco rallado
· huevo batido para "pintar"
Si deseas darle otro sabor puedes optar por alguno de estos ingredientes para sumar a los de la base:
· 1 cucharada sopera de cacao puro.
· 1 cucharada sopera de coco rallado.
· 1/2 cucharadita de canela.
· vainilla.
· ralladura de medio limón.


Preparación
One- Poner la harina de almendra en una fuente para horno, extendiéndola por la superficie. Meterla en el horno y sacarla cada minuto para darle unas vueltas y volver a extenderla e introducirla varias veces hasta que salga muy ligeramente tostada. De esta forma no se quemará ni amargará. Tendrás que hacerlo muchas veces.

Two- Una vez que la harina esté fría, mezclarla con el resto de ingredientes, amasando hasta conseguir que la grasa se mezcle bien, por lo que recomiendo que sea lo último en añadir.


Three- Dar forma a la pasta resultante y colocarla en una fuente para horno previamente engrasada o bien con papel para que no se peguen. Para moldear los polvorones, hay que hacer bolas y aplastarlas o usar moldes de galletas u otro tipo. Yo he utilizado unos de corazón porque se los encontré a mi madre (estos días y hasta que se acaben las fiestas estoy en su casa) y me daban buen rollo. ¡Amor para todos! Si quieres decorar la superficie primero "píntala" de huevo y luego esparce las semillas, trocitos de almendra o ralladura de limón o de coco.

¡Caramba!- Después de hornear durante casi 10 minutos, déjalos enfriar para que endurezcan. Si no lo haces, se romperán. Di que has hecho polvorones caseros pero no menciones que son paleolíticos, ¡a ver quién se da cuenta!
polvorones de canela y coco
¿Necesitas aceite de coco? Encuéntralo aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario